Chess24

chess24.com your playground

menu2

Comprender ajedrez jugada a jugada


Comprender Ajedrez Jugada a Jugada


Autor: John Nunn
Editorial: Gambit
ISBN: 1-901983-61-7
Páginas: 272
Número edición: 1ª
Fecha edición: 2002

Precio: 24,95 € Cómpralo


Magnífico libro que conocía desde hace tiempo pero que aún no había leido en profundidad. El autor, de sobra conocido para todos nosotros, analiza 30 partidas relativamente actuales desde la primera jugada haciendo hincapié en las ideas y no tanto en las diferentes variantes. Imprescindible para todos los niveles. Veamos la introducción que hace al mismo su autor.

"La intención básica de este libro es explicar algunos de los temas ajedrecísticos más importantes en un contexto moderno. La palabra clave en esta definición es 'moderno'. Hay un montón de libros de ajedrez general, pero en mi opinión muchos no han conseguido seguir el mismo ritmo que el desarrollo del juego. Los conocimientos y la forma de entender el ajedrez han crecido enormemente en el último medio siglo, pero los manuales, por lo general, no han seguido el ritmo de las nuevas ideas. El ajedrez de principios del siglo XXI es bastante más dinámico que el ajedrez del pasado y muchos de los viejos principios establecidos se consideran ahora, como mucho, medias verdades. (...)
La perspectiva moderna del juego es mucho más flexible que la que persistía en la mayor parte del siglo XX. Los principios generales tienen su lugar, pero sus limitaciones se reconocen más claramente. Se pone más énfasis en los requisitos concretos de una posición dada que en obedecer a principios abstractos. Si un destacado maestro de hoy considera que la posición requiere un plan determinado, se embarcará en él incluso si de esta manera ignora muchos de los dogmas del pasado.
Desgraciadamente, estas nuevas ideas dinámicas no encuentran, en general, su lugar en los manuales. En cambio uno encuentra tratamientos que difieren poco de los de Euwe en los cincuenta. Euwe fue un escritor influyente en su tiempo, y sus libros eran excelentes compendios del conocimiento ajedrecístico de aquel momento, pero desde entonces el ajedrez ha avanzado. Así como no nos gustaría someternos a las atenciones de un cirujano que use un manual de instrucciones de hace 50 años, a aquéllos que confíen en ideas anticuadas no les irá tan bien como a los que hayan captado los nuevos avances en ajedrez.
En este libro espero exponer este nuevo enfoque respecto al ajedrez de un modo accesible, y a un público amplio. Para ello he escogido treinta temas clave y he seleccionado una partida que ilustre cada tema.
A la hora de escribir un libro general como éste, el autor tiene dos opciones: puede escoger fragmentos de un gran número de partidas, o mostrar un número menor de partidas completas. Cada método tiene sus pros y sus contras. El uso de fragmentos permite una mayor variedad, pero no se puede mostrar cómo cada tema encaja en el contexto general de una partida. En vista de que este libro pretende ser de largo alcance, he decidido hacer uso de partidas completas. (...)
La selección de partidas se basó en los siguientes criterios principales:
  1. Debían ser claras muestras del tema a estudiar;
  2. Debían ser de alto nivel, luchas equilibradas;
  3. Debían ser preferiblemente recientes;
  4. Debían ser tan correctas como fuera posible.
El criterio 1 está suficientemente claro, pero quizás sean necesarios algunos comentarios respecto al criterio 2. Es bastante fácil encontrar una partida con clara superioridad de un bando que ilustre un tema concreto, pero estos ejemplos son engañosos. Hay muchas partidas, a menudo entre jugadores de fuerza dispar, en las que el perdedor no ofrece resistencia real y el vencedor puede hacer todo lo que quiere. Por supuesto, una demostración clara tiene sus ventajas, pero al mismo tiempo puede crar una falsa impresión. Si se escoge un tema concreto, pongamos la debilidad del peón dama aislado, y se dan varios ejemplos en los que el desgraciado propietario del peón es masacrado, el lector podría sacar pronto la conclusión de que posiciones de este tipo son prácticamente perdedoras. Entonces él llega a una posición así en una de sus partidas y de repente las cosas no son tan fáciles como él pensaba: su rival encuentra todo tipo de posibilidades de contrajuego y molestas amenazas tácticas, y de pronto la partida empieza a ir de mal en peor hasta que pierde. (...) El criterio 3 también es claro, dado que la intención es presentar una perspectiva moderna; 27 de las 30 partidas de este libro han sido jugadas a partir de 1990. El criterio 4 es deseable pero, como se verá, el objetivo de conseguir partidas correctamente jugadas no es tan sencillo de alcanzar. (...)
Los lectores pueden verse sorpendidos al ver el número de signos de interrogación que adornan las partidas de este libro. Se podría pensar, seguramente, que seleccionando sólo treinta partidas debería ser fácil encontrar algunas correctamente jugadas. Sin embargo, puedo asegurar que no lo fue. Creo que con el potencial informático de que disponemos hoy es posible encontrar errores en prácticamente todas las partidas complejas y disputadas (especialmente en las partidas con comentarios que se publican en revistas o en el Informador). El que a uno le desagrade esto o no depende de su actitud hacia el juego. Yo nunca he sentido que mi juego estuviera demasiado cercano a la perfección, así que a mi personalmente no me angustian esos descubrimientos. No obstante, a algunos les resultará duro admitir que el ajedrez humano no es tan exacto como se pensaba.
Mis comentarios hacen especial hincapié en la comprensión y en los principios generales, y el lector hallará un mayor porcentaje de texto que en mis anteriores libros. Aun así, existen muchas posiciones que sólo se pueden comprender en términos de variantes concretas. Si la valoración de una posición depende de un detalle táctico a ocho movimientos de profundidad, no se puede pretender que la posición se pueda evaluar a partir de principios generales. No obstante, me he esforzado en no profundizar en variantes concretas a menos que fuera estrictamente necesario. (...)
Me gustaría reconocer la influencia que ha tenido sobre mí el libro de John Watson Los secretos de la estrategia moderna en ajedrez. Aunque hay muchas diferencias entre su libro y el mío, en términos de contenido y enfoque, la filosofía de fondo es similar.
Espero que los lectores encuentren estas partidas tan instructivas como entretenidas, y que al final de la lectura de este libro se hayan hecho una buena idea del pensamiento ajedrecístico contemporaneo."