Chess24

chess24.com your playground

menu2

"Capablanca"

La película de esta semana es una excelente co-producción cubana-soviética titulada "Capablanca". Narra parte de la vida del genial ajedecista cubano sobre todo durante su viaje a Moscú, al torneo disputado en 1925. Allí se junta realidad y ficción y tan pronto vemos partidas del torneo como escarceos amorosos. Alli en Moscú se enamora de una bailarina de ballet.
En la película aparecen caracterizados Lasker (excelentemente), Ilyn Zhenevsky, el mejicano Torre (genial), Bogoljubov y alguno más que no recuerdo. El protagonista guarda un asombroso parecido con el ex-campeón del mundo y yo diría que su comportamiento está excelentemente recreado.
Los actores no son conocidos en España salvo Vladimir Cruz (Fresa y Chocolate, Lista de Espera, Che el Argentino) que tiene un pequeño papel.
He encontrado una breve sinópsis aqui
Pelicula sobre el genial ajedrecista cubano José Raul Capablanca, 3º Campeón Mundial de la Historia del Ajedrez y por entonces conocido como La Máquina de Ajedrez por su record de no haber perdido partida alguna a lo largo de 8 años de competitividad ajedrecística.

El film recrea, a través de la ficción, una parte de la historia del genial ajedrecista, siendo ésta una forma diferente de acercarnos a la vida de uno de los mejores Ajedrecistas de todos los tiempos, y el mejor de Cuba en toda su historia.

El filme cubano Capablanca, de 1987 fué dirigido por Manuel Herrera, siendo una coproducción cubano-soviética que se estrenó en 1988, como parte de la celebración del centenario del Gran Maestro Ajedrecista. Según declararon los guionistas, se proponían trazar la semblanza fílmica de un hombre que aparte de Ajedrecista extraordinario fue también “un demócrata, un humanista, y esencialmente un cubano de su época”. Herrera ya disponía de un amplio aval como asistente de dirección de Tomás Gutiérrez Alea, como documentalista (Girón, 1972; Hombre del Mar, 1975) e incluso había realizado el largo de ficción No hay sábado sin sol, en 1979.

Para encarnar al genial ajedrecista cubano se eligió a César Évora, uno de los actores cubanos más populares de los años ochenta tras su participación en Amada (1983) y Un hombre de éxito (1985). Lo acompañarían un nutrido elenco de importantes intérpretes cubanos (Eslinda Núñez —la memorable Lucía—, Beatriz Valdés, Ramón Veloz, Adolfo Llauradó, Alejandro Lugo) así como soviéticos (Galina Beliáeva —conocida por haber protagonizado el drama biográfico Anna Pavlova—, Yarina Yakovleva y otros).

El guión, escrito por el propio director en colaboración con Eliseo Alberto Diego y Dal Orlov, se concentraba en la vida íntima, amorosa de José Ramón Capablanca a la vez que prestaba particular atención a la visita que realizara el famoso ajedrecista a la Unión Soviética, sobre todo su participación en el Torneo de Moscú en 1925, y su relación con una joven rusa, bailarina del Bolshoi. Resultó llamativo para los creadores del filme que Capablanca obtuviera solo el tercer puesto en aquella competencia, lo cual les sirvió como coyuntura dramatúrgica. También se pretendió poner de relieve las cuitas profesionales del último de los Grandes Maestros del Ajedrez romántico.

Después de su estreno, la crítica cubana especializada en Cine, y en Ajedrez, execró la película, de forma casi unánime, a causa de la excesiva carga literaria y didáctica, la visión exageradamente marmórea del personaje central y una posible ausencia de verismo y claridad. Con todo y la fuerza de tales diatribas, algunos moderaron su criterio hasta el punto de que, al pasar de los años, la recuerdan como una película exquisitamente ambientada, con algunas soluciones visuales bien sugerentes, excelente coordinación entre las partes cubana y rusa y notable fotografía.

En el momento más duro de la polémica, Manuel Herrera declaró: “Sé que no hice una película perfecta. Recuerdo bien que nunca tuve ese propósito. Eso sí, me siento complacido de haber logrado una imagen digna de Capablanca y de haber hecho una película que resulta una fusión de la cultura cubana y la cultura rusa, sin que lleguen a sobresalir los rasgos de una u otra”.